Páginas

viernes, 21 de septiembre de 2012

Amanda | Amanda

A mi madre, Amanda Victoria.

En el cielo dos tímidas estrellas
me miran mientras fumo un cigarrillo;
trasnochadas, emanan mis miserias
como negras cenizas de mi hastío.

Me busco y no me encuentro; la tristeza
se retuerce en el humo mientras miro
en la penumbra la esperanza muerta
y mi cordura al borde de un abismo...

De pronto... te apareces como un ángel;
la flor de tu virtud que no envejece,
acurrucada entre tus manos, Madre,

me ofreces con palabras sanadoras,
me cobijas, me calmas, me comprendes
y el corazón de gozo me rebosas.



ELHI DELSUE
21.09.2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Contacta a Elhi Delsue