Páginas

viernes, 21 de diciembre de 2012

No creo en el amor | I don't believe in love


NO CREO EN EL AMOR
(Sextina IV | Por Elhi Delsue)

Una esperanza más que se marchita
dejando sus renuevos de nostalgia…
Una hogaza de pan moja mis labios
con el vinagre acerbo del olvido
y abrasa mis entrañas con su fuego
azul como el azul del infinito.

Y en ese añil de ingrávido infinito
el amor como hoguera ya marchita
arroja en las pavesas de su fuego
lacerantes esquirlas de nostalgia,
un verso de un poema que no olvido
y un adiós diluyéndose en sus labios.

¡Oh, viejo corazón, sella tus labios!,
¡No entones más tu canto al infinito!
y cuelga en los dinteles del olvido
tu ristra de ilusiones ya marchita,
tu latir moribundo y tu nostalgia,
tus cenizas que otrora fueron fuego.

¡Ay del amor que consumió su fuego!
¡Ay del amor que se quedó en los labios,
vestido con su atuendo de nostalgia,
mirando con su sueño al infinito!
¡Ay del amor que el tiempo lo marchita
como una flor sembrada en el olvido!

¡Qué más da si te olvido o no te olvido!
¿Para qué enardecer de nuevo el fuego,
si en el alma yaciendo está marchita
la pasión, y el dolor a flor de labios
concibe que el amor es infinito
solo en la infinitud de su nostalgia?

En la vida no existe otra nostalgia
que hiera más profundo que el olvido,
ni un amor tan sincero e infinito
que no mengue la llama de su fuego,
no puede la promesa de unos labios
más que el tiempo que todo lo marchita.

En mis labios anida la nostalgia,
el amor se marchita en el olvido:
¡no creo en lo infinito de su fuego!

domingo, 16 de diciembre de 2012

Silencio | Silences

SILENCIOS
(Variante de soneto inglés ABBA CDDC EFFE GG)

«El silencio es fecundo»
Pietro Metastasio (Escritor y poeta italiano)

Hay silencios que son como campanas
trepando la atalaya del destino,
silencios que acarician lo divino
con manos maternales y artesanas.

Hay silencios de timbres abisales,
silencios que seducen la razón,
que nos nutren el alma, el corazón,
que son como la luz en los umbrales.

Silencios que nos pueblan, que musitan
con voz de caracola en florescencia,
mueven el diapasón de la conciencia
y al cáliz de la noche nos invitan.

Amo el silencio de mi triste cuna,
silencio y soledad son mi fortuna...





16.12.2012

martes, 11 de diciembre de 2012

La falsa perla | The false pearl

LA FALSA PERLA
(Tronante)




Dije al verla: ¡Parece una perla!,
la encontré y de mis manos... se fue.
¿O fue solo una piedra y al verla
una perla soñé que encontré?...
Creí verla, mas luego encontré
que tal perla en el agua no fue.




11.12.2012

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Cuando duerme mi niño | When my child sleeps

CUANDO DUERME MI NIÑO
(Romance heroico | Por Elhi Delsue ©)
(Dedicado a mi Hijo, Osman Alfonso)



"Serenidad" Acuarela: Ana Rosa Mariño


Cuando duerme mi niño, dos luceros
se desprenden del manto de la noche,
se puebla de ternura mi nostalgia,
vuelan las musas de mis oraciones.
Lo imagino a mi lado conquistando
las cúspides del mundo en papalote,
los desiertos, los ríos y arrecifes,
el fragante perfume de las flores.
Cuando duerme mi niño, vibra el canto
en la clara garganta del sinsonte,
se nutren de matices los sonidos
y el silencio desnuda sus rubores
asperjando en las hojas de un poema
su lírico rorante de ilusiones.
Lo imagino en Canaima, formidable,
bautizando tepuyes con su nombre,
o en Iguazú saltando las cascadas,
o cruzando desiertos y cañones;
lo veo pensativo frente a un lienzo
pintando atardeceres y arreboles,
o erigiendo castillos en la arena,
o librando doncellas de sus torres.
Cuando duerme mi niño, se despierta
el pulso del laúd y de los bronces,
gorjea de alegría la mañana
en el verde follaje de los montes.
Lo veo en la Castalia de los bardos
do se bañan las ninfas y los dioses,
surcando en una góndola Venecia,
o en la Mezquita Azul y sus salones,
o contemplando el Cristo de Janeiro
y sus gigantes brazos redentores.
Navegará las aguas del Bermeo,
el Golfo de Salerno y derredores
y montará en la pampa y la llanura
sobre un brioso corcel yendo a galope.
Cuando duerme mi niño, lo imagino
volviendo con sus ojos soñadores
trayéndome una lumbre de Erta Ale,
o un trébol milenario de los bosques,
un velero que halló en Burj Al Arab,
o el tsampa del espíritu de un monje.
Mi niño, como yo, será poeta…
y alcanzará su pluma el horizonte
que apenas mis palabras vislumbraron;
será justo, virtuoso, sabio y noble
y entenderá que el mundo es una copa
que incita a la codicia de los hombres,
que las manos inútiles fracasan,
que todo tiene un tiempo y tiene un orden,
que el amor es un don y que la gloria
no le está reservada a los traidores.
Resguardará su patria y su bandera,
ensalzará la sangre de sus próceres
y encordará de paz una guitarra
para cantarle a Cuba nuevos sones.
Se bañará en el piélago celeste
del Caribe, será de los cardones
dulce savia frutal y de los pájaros
admirará el prodigio de sus voces.
Solo le pido a Dios que, cuando crezca,
no le herede la cruz de mis amores,
que arraigue sus raíces a la tierra
con la perseverancia de los robles,
que me guarde orgulloso allí en su pecho,
que nadie su cariño me lo robe
y que sepa por siempre que lo amé
más allá de mi muerte y mis dolores.




05.12.2012

Contacta a Elhi Delsue