Páginas

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Cuando duerme mi niño | When my child sleeps

CUANDO DUERME MI NIÑO
(Romance heroico | Por Elhi Delsue ©)
(Dedicado a mi Hijo, Osman Alfonso)



"Serenidad" Acuarela: Ana Rosa Mariño


Cuando duerme mi niño, dos luceros
se desprenden del manto de la noche,
se puebla de ternura mi nostalgia,
vuelan las musas de mis oraciones.
Lo imagino a mi lado conquistando
las cúspides del mundo en papalote,
los desiertos, los ríos y arrecifes,
el fragante perfume de las flores.
Cuando duerme mi niño, vibra el canto
en la clara garganta del sinsonte,
se nutren de matices los sonidos
y el silencio desnuda sus rubores
asperjando en las hojas de un poema
su lírico rorante de ilusiones.
Lo imagino en Canaima, formidable,
bautizando tepuyes con su nombre,
o en Iguazú saltando las cascadas,
o cruzando desiertos y cañones;
lo veo pensativo frente a un lienzo
pintando atardeceres y arreboles,
o erigiendo castillos en la arena,
o librando doncellas de sus torres.
Cuando duerme mi niño, se despierta
el pulso del laúd y de los bronces,
gorjea de alegría la mañana
en el verde follaje de los montes.
Lo veo en la Castalia de los bardos
do se bañan las ninfas y los dioses,
surcando en una góndola Venecia,
o en la Mezquita Azul y sus salones,
o contemplando el Cristo de Janeiro
y sus gigantes brazos redentores.
Navegará las aguas del Bermeo,
el Golfo de Salerno y derredores
y montará en la pampa y la llanura
sobre un brioso corcel yendo a galope.
Cuando duerme mi niño, lo imagino
volviendo con sus ojos soñadores
trayéndome una lumbre de Erta Ale,
o un trébol milenario de los bosques,
un velero que halló en Burj Al Arab,
o el tsampa del espíritu de un monje.
Mi niño, como yo, será poeta…
y alcanzará su pluma el horizonte
que apenas mis palabras vislumbraron;
será justo, virtuoso, sabio y noble
y entenderá que el mundo es una copa
que incita a la codicia de los hombres,
que las manos inútiles fracasan,
que todo tiene un tiempo y tiene un orden,
que el amor es un don y que la gloria
no le está reservada a los traidores.
Resguardará su patria y su bandera,
ensalzará la sangre de sus próceres
y encordará de paz una guitarra
para cantarle a Cuba nuevos sones.
Se bañará en el piélago celeste
del Caribe, será de los cardones
dulce savia frutal y de los pájaros
admirará el prodigio de sus voces.
Solo le pido a Dios que, cuando crezca,
no le herede la cruz de mis amores,
que arraigue sus raíces a la tierra
con la perseverancia de los robles,
que me guarde orgulloso allí en su pecho,
que nadie su cariño me lo robe
y que sepa por siempre que lo amé
más allá de mi muerte y mis dolores.




05.12.2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Contacta a Elhi Delsue