Páginas

domingo, 23 de febrero de 2014

Epitafio | Epitaph


Las hojas de la palma transmutaban
en visiones confusas por instantes,
espantos de mis horas delirantes
que a la noche en tinieblas aluzaban.

Mis ojos eran lunas que se alzaban
como negros albatros desafiantes,
como ignífugas aves acezantes
que al tragaluz del alma se asomaban.

Pude beber de un solo sorbo el mundo,
¡nada fue tan disímil o profundo:
ni mis demonios, ni esta cruz impía!

Un epitafio es mi conciencia flácida:
«Vuelvo a nacer sobre la muerte plácida;
vuelvo a morir bajo la tumba fría...»


ELHI DELSUE
23.02.2014

Contacta a Elhi Delsue