Páginas

miércoles, 20 de mayo de 2015

Juguemos a ser niños | Let's play to be children


Juguemos a que el sol es una metra
que rueda caprichosa hasta tu ombligo,
que la luna no es gris, que se ha pintado
la cara de colores amarillos.

Juguemos a que el viento nos descubre
detrás de los arbustos escondidos
y silba entre los médanos tu nombre
su sibilante voz de gurrufío.

Juguemos a que somos dos tahúres
que amañaron los dados del destino,
que tenemos el mundo a nuestros pies
y de naipes un mágico castillo.

Juguemos a bailar sobre la tierra…
zaranda, yo trompo ligerito;
yo pozo de madera, cuerda y viento,
tú muñeca de trapos y flequillos
con tu pelo de estambre y tus mejillas
rosadas cual geranios encendidos.

¡Toma mi mano, entremos a la ronda!
¡Alelimón, qué lindo tu vestido!
Juguemos al amor, que está sembrado
de tupidas acacias el camino.

Juguemos a soñar, que el tiempo pasa
y la noche encendió su farolito.
Mañana, cuando al alba despertemos,
¡nunca más volveremos a ser niños!


ELHI DELSUE
20.05.15

miércoles, 13 de mayo de 2015

Plegaria marina | Prayer sea

 «Il Christo Degli Abissi», obra del escultor italiano Guido Galleti, 1954
Bahía de San Fruttuoso - Liguria, Italia Noroccidental
(A mi padre)


¡Ven, Oh Muerte, y empuña tu guadaña!
que su hoja atraviese presurosa
las algas de mi pecho y, victoriosa,
alimente mi sangre vuestra entraña.

¡Conmina a tus legiones y no tardes!,
que tengo ya la fe y el alma muertas;
ya vencí en marejadas más inciertas
y el mundo no perdona a los cobardes.

Yo volveré a ser isla, viento y vela,
a beber las estrellas de los charcos
y tornaré a los puertos y los barcos
para ser de la playa centinela.

Dios te ató con sus anclas a mi sino,
mas si me concediese la osadía,
de hinojos frente al mar le pediría
ser gaviota, ser padre, ¡ser marino!



ELHI DELSUE
13.05.15

domingo, 3 de mayo de 2015

Elocución de la noche | Elocution night

 «HUSH», arte abstracto. Obra del artista hongkonés Vinn Wong.


Habla la noche, y en su elocución,
todas las inflexiones de su voz
se agolpan como un grito en mis oídos...

Pulsa el viento sus ásperos metales,
los flamboyanes baten sus sonajas,
la lluvia silabea sobre el mármol
y la luna, preñada de fulgores,
con su frágil y hermosa vestidura,
deja caer su claridad de plata
sobre el oscuro corazón del mundo.

Frican los grillos sus tediosas alas,
las cigarras afinan sus timbales
y desde la laringe de la tierra
emanan como roncas letanías
sílabas caprichosas que se escancian
desde el odre del alma hasta los versos.

Los cirios, las plegarias y las flores
sobre las lápidas se han vuelto inútiles;
los gusanos no saben de retórica
ni los pájaros saben conjugar,
pero huéspedes son de nuestra carne
y del espíritu inefable música.

En la onomatopeya de los árboles
que crujen se revela, majestuosa,
la prosodia perfecta del lenguaje...

Parecieran surgir desde un abismo,
como una fantasmal imprecación,
los íntimos vocablos que ayer fueron
atalayas de luz y fantasía...
El anagrama intacto de una piel,
los adverbios de tiempo detenidos,
desinencias verbales del dolor
en la etimología misteriosa
de una palabra que olvidé nombrar:

«Amor» que nace, crece, vive y muere,
como el ciclo infinito de una lágrima...


ELHI DELSUE
03.05.15

Contacta a Elhi Delsue