Páginas

jueves, 25 de junio de 2015

Una historia de títeres | A history of puppets

 
«The Puppeteer» Obra del artista polaco Jerzy Kedziora, 2012


No sé por qué me causa tanta pena
la vida imperturbable de los títeres...
será porque no soy de este guiñol
uno de sus muñecos infelices,
fantoche de los hilos de una cruz
que pretende auditorios imposibles.

Un día soy bufón y equilibrista,
monigote pintado de carmines;
otro, fiel espantajo de mí mismo,
mimo del aire, como el aire libre.

Soy quizá lo que odio y lo que amo,
un 'espántalo y ven', un verso en ristre,
un Pierrot solitario, el rastro trémulo
de alguna lágrima bañada en rímel.

Eso soy, el quizás, el pude, el siempre
de una voz que trasciende lo inaudible,
espíritu funámbulo del mundo
que no sabe de bridas ni de límites,
ni retablos, ni escenas, ni temores,
como un trebejo ante la muerte: firme.

No sé por qué me causa tanta pena
la vida imperturbable de los títeres...
será que tengo el corazón de trapo
y las manos repletas de confites,
que mi fuerza es la mueca indoblegable
que habita en las vorágines sutiles,
que hace ya medio siglo que cortaron
el hilo umbilical con el que vine,
y estos otros que cuelgan de mi cuerpo
para nada los quiero, ni me sirven...

No sé por qué me inspira tanta lástima
la vida imperturbable de los títeres...
con sus quijadas largas, sus dobleces,
su conciencia alienada, sus melindres
y sus ojos tan vivos como ausentes,
y su alma tan vacua como triste.​


ELHI DELSUE

 

Contacta a Elhi Delsue