Páginas

sábado, 26 de julio de 2014

Checkmate | Jaque Mate a una Reina


Dejo cerca de tu diestra
el orbe de mi dominio
y una rosa que te abrasa
como el fuego del martirio;
dejo una cruz que se funde
sobre tu pecho de frío
y un ramillete de luz
que es de la luna un suspiro;
dejo mi espíritu ileso
sobre el mosaico dormido,
un peón que se desboca
sobre un corcel sin estribos,
dejo una torre del aire,
las campanas de un hechizo,
un alfil de blancas manos
con su pañuelo de siglos,
una falange de fieles,
un corazón insumiso…
Te dejo, ¡oh, reina mía,
la muerte como castigo!



ELHI DELSUE ®
26.07.14

viernes, 11 de julio de 2014

Anochecer frente al mar | Nightfall facing the sea

312469_01254599793

Me refugio en el fondo de las horas,
voy al mar y allí estás, cierro los ojos
y me arroba la voz del oleaje…

La tarde tiene anchas las caderas,
lleva una saya gris de pulcro raso;
¡tan alto es el alcázar donde mora!,
más alto que la hiedra de mis días,
latente como un beso inacabado,
como una oruga, como las raíces
que recorren las venas de la tierra.

Aquí todo es tiniebla y todo es luz;
saben a azul los labios de la playa,
a sal evanescente, a verde uvero;
el silencio es un pájaro de siglos
que vuela hacia el chasquido de los goznes
y se quiebra indefenso en las ventanas.

Sobre el arco desnudo de mi espalda,
danzan leves las sílfides del aire;
el sol apaga ya sus ojos flavos
y un caballo galopa hacia la espuma,
dócil bajo la brida de mi mano.

Entonces apareces de la nada
como dádiva azul de mis sentidos,
efímera alevilla caprichosa,
náyade inquieta, orífice del verbo
que esculpes con estéticos cinceles
los guijarros primarios de mis letras.

Ya tiritan los astros de la noche,
las horas se desploman y la luna
abre su enorme boca blanquecina,
se acicala de nubes y se asoma
como hostia de plata sobre el mar.

 
 
© ELHI DELSUE
12.07.14

Contacta a Elhi Delsue